El TLCAN sí sobrevivirá

Guillermo Barba

Por: Guillermo Barba,
el Lunes 09 de Abril 2018

Como ya hemos señalado en este espacio, el factor externo que más influirá –y lo seguirá haciendo– sobre una variable tan importante como es el tipo de cambio peso-dólar, es la renegociación del TLCAN.

La semana pasada supimos, gracias a fuentes de Bloomberg, que el gobierno de Donald Trump está presionado para anunciar, tan pronto como esta semana, un acuerdo provisional entre los tres países que lo conforman: Canadá, Estados Unidos y México.

Pese a este trascendido, en público –sobre todo vía Twitter– el presidente estadounidense sigue amenazando con cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Ya no es para creerle.

Con todo y el ruido que genera, la realidad es que es casi un hecho que el TLCAN sí continúe, y ésa es una buena noticia.

Trump, de repente, ¿ya quiere a México? Nada de eso.

Donald Trump estaría viendo una utilidad en mantener el acuerdo comercial en un momento en el que escalan las tensiones con China por la guerra comercial (si no es que militar también) que se está gestando.

No por nada exmilitares de alto rango estadounidenses le han pedido que EUA no salga del TLCAN, argumentando razones de seguridad nacional. Por lo tanto, mantener el tratado, al menos por ahora, sería un escudo contra los embates de China.

La urgencia de Trump por avanzar en las negociaciones también viene de los tiempos políticos, pues tanto en EUA como en México –y hasta en Canadá–, 2018 es un importante año electoral, allá por las elecciones de medio término del Congreso, y aquí la elección presidencial.

El anuncio de este acuerdo preliminar se haría en Perú a finales de esta semana durante la Cumbre de las Américas, que se celebrará los días 13 y 14 de abril.

Eso sí, de confirmarse, dicho anuncio daría mayor tranquilidad a los mercados financieros, pero quedaría lejos de ser todavía un hecho consumado, pues, en la práctica, la renegociación podría prolongarse varios meses más. Y es que en todos los casos el acuerdo requerirá la ratificación de sus respectivos Congresos, y se ve muy complicado que eso pueda ocurrir, justamente por los tiempos políticos. Es muy poco probable que el Senado mexicano apruebe el posible convenio en medio de la campaña, y menos posterior a ésta.

No olvidemos que aunque el nuevo Presidente mexicano entrará en funciones el 1 de diciembre, la nueva Legislatura empieza el 1 de septiembre, lo que en tiempos legislativos es casi a la vuelta de la esquina.

Estas noticias han hecho que el peso se fortalezca a niveles no vistos desde septiembre del año pasado, pero aún lejos del fuerte soporte de los $17.50 pesos por dólar. Pese a que es previsible que en los próximos meses el billete verde tienda a subir por los tiempos electorales, si el optimismo de los mercados persiste y nos volvemos a acercar a las 17.50 unidades por dólar será una oportunidad de compra extraordinaria.

Como podrá entenderse, cualquier confirmación –por provisional que sea– de que el TLCAN continuará, será positiva, pues si bien para el libre comercio auténtico no hace falta firmar ningún tratado, sino sólo levantar las restricciones y barreras, con el acuerdo los tres países norteamericanos salen ganando.

En fin, como le hemos advertido en esta columna, el mundo gira hacia una nueva conformación política y económica en la que China tendrá un lugar preponderante, y los países que más se cierren al exterior serán los que más se rezaguen. Nunca a un país que se haya abierto al libre comercio real le ha ido mal, por lo que queda muy claro que ése es el camino a seguir.

Muy probablemente el mundo termine partiéndose de nuevo en dos, como en los tiempos de la Guerra Fría, con una división clara entre Oriente y Occidente.


Volver arriba