Encerrados en Siria

Roberto Uriel

Por: Roberto Uriel,
el Lunes 25 de Junio 2018

Por lo regular, y lo acepto, conecto y me gusta hablar de películas que ahondan en la condición humana, con todas sus contrariedades, virtudes y defectos, con sus cuestionamientos y sus vaivenes.

Me gustan los viajes al interior de la persona. Pero también hay otro cine que además de ser muy artístico es muy oportuno, y que también me agrada mucho abordarlo: el cine de denuncia.

Es por eso que hoy escribo sobre una película extremadamente conmovedora y realista que ha llegado a nuestro país como parte de la 64 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional, “Ensiriados” (“Insyriated”, 2017), segunda película del director belga Philippe Van Leeuw.

En 2009 nos había entregado “El día en que Dios se fue de viaje” sobre el genocidio en Ruanda, y ahora, casi 10 años después, regresa con una película que sin lugar a dudas es referencia de lo que sucede en Siria.

“Ensiriados” bien podría ser un juego de letras en alusión al conflicto central que viven sus personajes: se encuentran encerrados en su hogar.

La cinta muestra cómo en medio del conflicto armado que vive el país asiático, los integrantes de familia se ven enclaustrados en su departamento dado el peligro de perder incluso la vida si alguien llega a  salir del edificio en el que viven.

Es la madre de familia quien saca la casta y con todo esfuerzo, mental y físico, trata de proteger a la familia, que incluye desde niños hasta un adulto mayor, el abuelo.

Para ello, cada vez que intuyen peligro debido a los bombardeos o disparos que se oyen a lo lejos, corren todos a la cocina, pues es el lugar menos expuesto de ese hogar.

Vemos cómo el conflicto armado no respeta a nadie, pues esta familia, que es de estrato social medio, enfrenta la dura realidad y los serios peligros de vivir en este momento en Siria.

Pero la película tiene una peculiaridad muy bien lograda: el 99 por ciento de la historia transcurre al interior del departamento, lo cual además de aportar el aire claustrofóbico que requiere la obra, da pie a varios elementos artísticos que harán que a pesar de lo desolador de su propuesta, sea una obra que se disfruta de principio a fin.

Y esto hace además que aunque en pantalla no se muestra la violencia, la crudeza o la sangre, el espectador puede sentir perfectamente lo que los personajes están enfrentando, y puede empalizar con ellos.

No vemos los bombardeos, los francotiradores, la rapiña, los asesinatos, pero sí podemos sentir la ley del más fuerte y el peligro para la vida. 

Los ventanales de esa vivienda filtran gran claridad del exterior, como haciendo notar la luz que les está negada a los personajes, mientras que al interior, en las habitaciones, todo es más oscuro.

Y no hace falta de ese departamento, como lo hemos visto en otras obras cinematográficas y literarias, llámese “Rojo amanecer” de Jorge Fons en 1989 o “El diario de Ana Frank”, para hacer ese viaje al interior de los más profundos miedos e injusticias a los que se enfrenta el ser humano.

La película es en sí una introspección que, al menos a mí, me dejó una profunda reflexión de la condición humana y la violencia que enfrentamos en la vida, no sólo en Siria, sino incluso a la vuelta de la esquina.

“Ensiriados” sigue en las salas del país como parte de la 64 Muestra Internacional, y a los estados donde no ha llegado seguramente pronto llegará, quienes tengan la oportunidad de verla, de verdad se las recomiendo, los demás a esperar a que se libere en DVD o plataformas digitales.

Por cierto, como dato curioso, recientemente he terminado de ver las 12 películas que conforman la Muestra, más la versión restaurada de “Stalker”, de Tarkovski, y sólo 5 son historias centradas en mujeres, o con una protagonista mujer, 6 son centradas en hombres y dos son protagónicos compartidos entre un hombre y una mujer… 

Y ya por último, consejo, no hagan caso a quienes dicen que “Hereditary” es una obra maestra del cine de terror. No lo es. Sí es una buena propuesta, fresca, un tanto atrevida, arriesgada, pero se queda en eso. No se acerca a verdaderos clásicos recientes como “Get out”o “La bruja”. Espero sus comentarios en @Roberto_INFO7 y www.facebook.com/RobUriel.


Volver arriba